domingo, 6 de febrero de 2011

Nada

Nada como cuando te até al tronco del ciprés, 
entre las ramas, hojas y el sonar de las golondrinas.
Nada como cuando nos quemamos
entre llamaradas en la hoguera de San Juan.




Nada. 
Mente blanca, ojos cerrados, suspiro profundo, infinito vacío temporal.